eventos oficinas operarios
preload image preload image

¿Sabes dónde está la suciedad oculta en tu cocina?

La cocina es un paraíso de suciedad y gérmenes. Se ensucia a diario, y como casi nunca tenemos tiempo para una limpieza a fondo, lo solucionamos con una pasada rápida pero... ¡cuidado! Los gérmenes se esconden en los lugares más insospechados.
La cocina alberga billones de microorganismos.
Te descubrimos dónde se 'atrincheran' las bacterias para que puedas acabar con ellas.


1. En el frigorífico. Concretamente en la puerta. Aquí es donde confluyen todos los microbios porque a lo largo del día abrimos y cerramos la puerta después de tocar mucha comida, alimentos y envases.
De hecho, según cuenta el Dr. Eric E. Schadt, ejecutivo del departamento de ciencia de la genética y genoma en la escuela Mount Sinai School of Medicine y jefe científico de Pacific Bioscience, "es frecuente encontrar en esta zona restos de pollo, cerdo y otros tipos de carne. Por lo que los microbios que viven en ellas se transmiten a la nevera y de ahí a nuestras manos y al resto de alimentos".


2. En la encimera. Donna Duberg, profesora asistente del laboratorio de ciencia clínica de la Universidad de San Luis dice que "Deberíamos tener más respeto por la cocina".
Duberg comenta que para eliminar los gérmenes de encimeras y mostradores lo mejor es utilizar una solución con un 10 por ciento de vinagre, dejando la superficie húmeda durante 30 o 60 segundos y luego limpiar.
La especialista destaca además la importancia de evitar que carteras, billeteras, llaves y productos electrónicos sean colocados sobre estas superficies, ya que estos elementos suelen estar plagados de gérmenes.


3. En la tabla de cortar. "Normalmente hay 200 veces más bacterias fecales en una tabla de cortar que en un asiento de inodoro", apunta el Dr. Chuck Gerba, profesor de microbiología en la Universidad de Arizona, en Estados Unidos.
La madera absorbe sustancias nocivas y las bacterias.Obviamente estas bacterias no llegan directamente a través del contacto directo con las heces, sino con los productos cárnicos o las vísceras de los animales, que contienen muchas bacterias de orígen fecal.
Para evitar la contaminación cruzada se recomienda tener una tabla especial para carnes y pescados y otra para pan y verduras.

4. En estropajos, esponjas y trapos. Ya es difícil después de lo visto pero estos utensilios que usamos para fregar los cacharros, limpiar la pila y secar los platos y las superficies de la cocina superan a la tabla en suciedad.
Según Gerba, en una pulgada cuadrada de esponja hay 10 millones de bacterias y un millón en una pulgada cuadrada del trapo de secar platos.
En otras palabras, la esponja de lavar platos es 200.000 veces más sucia que el asiento de un inodoro, y el trapo de secar 20.000 veces más.
"La cosa más sucia siempre es de lejos la esponja de cocina", asegura John Oxford, profesor de virología de la Universidad de Londres y director de el Consejo de la Higiene, un organismo internacional que compara estándares de higiene en todo el mundo.


5. En el cubo de la basura. Es imprescindible contar con una tapa para evitar que los olores inunden la cocina, y también para evitar que los insectos pululen por ahí y extiendan las bacterias por el resto de la casa.
Por cierto, no basta con cambiar la bolsa cuando está llena de basura, sino que también hay que lavar el contenedor una vez a la semana.


También debes prestar especial atención a los grifos y al suelo de tu cocina, ya que es el lugar donde acaban muchos restos de comida, jugos de carnes crudas y otros elementos que suponen un riesgo para la salud, especialmente si hay niños y mascotas en casa.


Reportaje de: http://es.tendencias.yahoo.com/blogs/de-puertas-para-adentro/sabes-d%C3%B3nde-est%C3%A1-la-suciedad-oculta-en-tu-093841422.html